Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

Para los amantes de la naturaleza y las emociones fuertes que hacen subir la adrenalina, el rafting es un deporte atractivo. Se trata de descender por masivos torrentes de agua en tramos que oscilan entre 10 a 35km de largo usando balsas de pvc, el cual es capaz de resistir golpes y rozaduras de piedras y troncos.

Este deporte, por lo general, se practica durante las estaciones de verano o primavera, puesto que se considera que los niveles de los ríos están en un nivel seguro para practicarlo. Durante los tramos hay que tener especial cuidado al maniobrar. Esto se debe a los remolinos que se pueden encontrar en el agua, piedras puntiagudas y hasta cascadas pequeñas.

Por otra parte, a la persona que se encarga de comandar la tripulación de la barca se le llama monitor, pues dirige el descenso y actúa de timonel. Adicionalmente, esta persona debe coordinar que los remeros estén bien distribuidos en la balsa y en la posición correcta, que se esté remando en la dirección precisa, que los tripulantes lleven el equipo de seguridad adecuadamente y que cada uno conozca las zonas de peligro del río, cómo leer la corriente y las contracorrientes.

Ademá, el número de personas que pueden tripular un raft va desde 4 hasta doce, sin embargo, hay quienes prefieren navegar sólo por lo que eligen canoas o kayaks.

Clasificación de rios para practicar rafting

Clase I: Muy fácil, se caracterizan por una corriente lenta, olas pequeñas, es fácil guiar, el riesgo de caerse es bajo.

Clase II: Se trata de aguas un poco turbulentas con huecos y hoyos de no más de 25 cm, remolinos pequeños sin peligro alguno para un nadador. Para mayores de 14 años.

Clase III: El índice de dificultad es  intermedio. Son aguas turbulentas con huecos y olas medianas de no más de 1 m, remolinos de cuidado para un nadador y de alguna consideración para una embarcación. La navegación requiere buena técnica y conocimiento del río.

Clase IV: Con una dificultad considerable, sus corrientes rápidas, fuertes y muy irregulares contienen rocas obstruyendo el camino. En algunas partes la pendiente es muy pronunciada y se requiere resolver maniobras rápidamente y bajo presión. Antes del primer descenso, es recomendable que un kayakista se adelante para reconocer el terreno. Es para mayores de 16 años, con precauciones.

Clase V: Para los expertos. Aguas blancas muy turbulentas poco predecibles con olas y huecos de más de dos metros. Remolinos y cascadas peligrosas. Requiere un grado de técnica experto y muy buen conocimiento del río. Necesidad de maniobras de rafting extremadamente técnicas.

Clase VI:  Extremadamente difícil o “no navegable”. Se considera muy difícil o imposible de navegar haciendo rafting.

 

Disfruta de este video de este grupo practicando rafting, ¿te animas?

 

 

Fuente: Sergio Cervantes Mayora

Anuncios
Tags: , , , , , ,

Related Article

No Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SÍGUENOS

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

LINKEDIN

YOUTUBE

VIMEO

PUBLICIDAD

Unete a nuestro Newsletter

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

A %d blogueros les gusta esto: